fbpx

Los 11 pasos para entrar en la cultura del tattoo

tatuaje bici

Cuando ya tenemos una buena cantidad de tatuajes encima, nos sobran ideas para nuevos diseños y, seamos sinceros, a veces hasta comenzamos a tatuarnos algunas imágenes sin sentido. Con el tiempo, ganamos experiencia y conocemos nuestra respuesta al dolor, las zonas del cuerpo que menos duelen, los cuidados posteriores y los tatuadores de confianza que nos aseguran un buen trabajo. Sin embargo, todo tiene un comienzo y como se dice, nadie nace sabiendo. Entonces hoy, hablaremos de nuestro primer tatuaje, ese que nos adentrará en la maravillosa cultura del tattoo.

Todos hemos sido primerizos en esta materia y todos hemos pasado por el mismo proceso, llenos de dudas, de preguntas, desconocimiento y de entusiasmo.

En este artículo, intentaremos evacuar algunas de las dudas mas comunes y ayudarte a que la experiencia de tu primer tatuaje, sea positiva y no se convierta en un recuerdo indeseable.

No ceder frente al impulso

La primera consideración es ciertamente una obviedad, pero vale la pena recordarla: a sabiendas de que el tatuaje estará con nosotros para toda la vida, es fundamental no caer en el impulso de la primera idea que se nos aparezca en la cabeza. Intenta meditarlo y procura dedicarle el tiempo necesario para que tu primer tatuaje sea el correcto. Hablar con gente que ya se haya ingresado a la cultura del tattoo no está nada mal. Buscar tatuajes parecidos a tu idea es perfecto para, posiblemente, mejorarla.

Mesura, moderación, prudencia

Es recomendable no comenzar con un tatuaje de gran tamaño. No tiene nada de malo empezar con un diseño pequeño, que te permita ir descubriendo tu resistencia al dolor, tu capacidad de cicatrización, la respuesta de tu piel y los cuidados que lleva un tatuaje.

Zonas a evitar

Hay zonas donde se sabe que el dolor es mas intenso que en otras y si bien la tolerancia al dolor es una medida personal, hay algunas partes del nuestro cuerpo que podríamos esquivar al momento de nuestro primer tatuaje. Trata de evitar la zona de los codos, las costillas, el pecho o los empeines

Escoger el tatuador correcto

Es entendible que este punto sea difícil, considerando que se trata de tu primer tatuaje y no tienes ninguna experiencia en la materia. Por lo que deberás investigar a los artistas que estén a tu alcance. Seguramente muchos de sus trabajos estarán publicados en la web. Ademas, de seguro conocerás a otras personas que ya vivan la cultura del tattoo y que te podrán guiar a la hora de elegir el artista correcto.

Lo barato sale caro

Evita bajo absolutamente todo punto de vista entregar tu primer tatuaje a un tatuador aficionado. No solo correrás riesgo con respecto al diseño, sino que en general, las condiciones higiénicas de cualquier lugar no profesional o apto para los tatuajes dejan mucho que desear.

Limpieza, esterilización y materiales descartables

Este es un punto que abarca tanto al primerizo como al experimentado. Elegir un artista cuya higiene sea la adecuada. Este es un primer paso obligatorio para asegurarnos la calidad de nuestro tatuaje. Como mínimo, asegúrate que el área de trabajo esté cubierta y desinfectada.

Procura que el tatuador use guantes. Y que te muestre los instrumentos que va usar. Asegúrate que las agujas sean nuevas.

Evita hacerte tatuajes al aire libre. Por lo general son los más insalubres y corres altas probabilidades de pegarte una infección.

Elige el momento adecuado para tatuarte

No hay nada más dañino para un tatuaje en proceso de curación que la exposición al sol. Ademas deberás evitar las piletas o el mar. Por ende, es ideal no tatuarse en épocas de verano. Tampoco es una buena idea tatuarte en invierno, ya que tendrás el tatuaje cubierto con cualquier tela que lo irrite mientras sana. Por descarte, la mejor opción del año para tatuarnos es en primavera y otoño.

Prepararte para ir a tatuarte

No solo el tatuador es el que tiene que seguir algunas líneas de conducta. Tu preparación previa al tatuaje es fundamental.

Antes de ir a tatuarte cuida tu propia higiene.

Trata de no consumir drogas ni alcohol, al menos 24 horas antes de asistir al turno con el artista elegido.

No vayas en ayunas. Es un riesgo innecesario. Intenta comer algo para evitar bajones de presión, y en lo posible ve bien descansado.

Una buena compañía

Si tienes nervios de asistir sólo a la cita en el estudio, no está mal ir acompañado en lo posible con alguien que tenga alguna experiencia con la cultura del tattoo que te ayude a calmarte y a superar ese primer encuentro con las agujas.

Respetar a rajatabla los cuidados posteriores

No hay excusa para no llevar al máximo los cuidados de nuestro tatuaje. La única forma de garantizar un resultado óptimo para nuestro tatuaje es seguir al pie de la letra los cuidados posteriores. De seguro el tatuador profesional que hayas elegido va a darte una serie de consejos que deberás seguir al pie de la letra. Recuerda que tu tatuaje no estará listo cuando salgas del estudio sino semanas después, cuando termine de curarse.

Mantén la calma durante el proceso

Tatuarse duele. Lisa y llanamente. Pero no por esto le dirás adiós a la idea de tatuarte. Intenta llegar relajado a la sesión. Mantente hidratado e intenta ir al baño justo antes de comenzar con el tatuaje. Una pequeña idea para controlar un poco mejor la adrenalina es mascar chicle.

Por ultimo, no tengas miedo de hablar con tu tatuador. Si en algún momento sientes la necesidad de detener el proceso para poder descansar, simplemente déjaselo saber, de seguro sabrá entenderte y podrán continuar pasado unos pocos minutos. 



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Avantgarde Tattoo Collective
Abrir el chat